“Nadie va a volver la mirada de mi hijo”; Informan sobre los efectos de la escasez de medicamentos en niños con cáncer

“Mamá, dime hacia dónde, porque no puedo ver”, le grita Fernando a su madre mientras sube las escaleras hacia los juegos. Estire los brazos e intente tocar lo que se encuentre en su camino para evitar colisiones y llegar al tobogán que desea lanzar.

Mario, su hermano, espera encima de él, lo grita y lo guía. A la edad de tres años, se enteró de que los ojos de Nano son como lo llaman cariñosamente.

En enero de 2018, cuando tenía dos años y cuatro meses, a Fernando Gail le diagnosticaron la enfermedad. Retinoblastoma bilateral, Un tipo de cáncer que afecta los tejidos Retina, La formación de tumores que provocan su desprendimiento y como resultado Pérdida de la visión.

Nano parecía tener la esperanza de mantener los ojos bien abiertos. Se sometió a 12 quimioterapias y 25 radioterapia, se eliminaron dos tumores y un tercero estaba en declive, y su tratamiento se retrasó en mayo debido a la escasez de medicamentos.

Lea también: El IMSS monitorea la entrega de medicamentos a 928 niños afectados por cáncer

“Nos dijeron que el tumor había crecido mucho en un mes y que ya no podían ponerlo en riesgo y tenían que lidiar con él”, dice Leslie, la madre de Fernando.

Los padres del niño, Luis Fernando Reyes y Leslie Martínez, han acusado a su hijo de tener una deficiencia de drogas como consecuencia de perder el ojo izquierdo y el derecho por quedar. 40% de visión.

a2-gael_120589023.jpg

En octubre, informó el Colegio de Abogados de México, presentaron Fiscalía General de la República (FGR) Denuncia penal contra el presidente Andrés Manuel López Obrador Y Jefes del Ministerio de Salud (SSA), George Alcoser, E Inzabi, Juan Antonio Ferrer, Proporcionado por Falta de drogas Y alta de la atención médica.

READ  Préstamos del Gobierno: A partir del miércoles 2 de diciembre se pueden solicitar más de 11.000 pesos por el fallecimiento de un familiar.

“Lo que quiero es que garanticen la educación de mi hijo porque nadie lo va a devolver”, dice Leslie.

Vista desesperada

Los primeros signos de su condición comenzaron cuando el menor comenzó a tocar cosas con las manos. Durante el día estaba normal, pero cuando llegó la noche se estrelló contra puertas y muebles.

“Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Me imaginaba a mi hijo en una caja (…) Fue muy difícil porque mi madre murió de cáncer y yo no sabía qué hacer ”, recordó Leslie.

Se acercaron Hospital Infantil de México Federico Gómez El diagnóstico fue pesimista, y los médicos advirtieron que el cáncer en su ojo izquierdo estaba demasiado avanzado y que ambos ojos tendrían que ser extirpados.

La cirugía fue urgente. Había un riesgo Cáncer A través del nervio óptico, extendiéndose desde allí al sistema nervioso y terminando en el cerebro; Sin embargo, el daño en ambos ojos fue casi idéntico, por lo que el resultado médico fue administrarle ciclos intensos de quimioterapia.

El tiempo estaba en ellos. Los tumores reaccionaron bien a la primera quimioterapia, hubo disminución en ambos ojos, a veces su visión volvió, pero en su sexto uso comenzó la deficiencia.

“Buscamos medicinas de afuera, pero nada, y nos costó 15 mil pesos, y era muy caro”, dice.

Lea también: Tras las manifestaciones, Oaxaca anunció la compra inmediata de medicamentos para niños con cáncer

A partir de ahí, las esperanzas de Fernando de vigilarlo se desvanecieron. El fármaco se administró cada 23 días, con una reacción propia tardía del tumor; La izquierda ya no existe.

En Quimioterapia El 12, una semana antes de la operación, sus padres habían decidido llevarlo a la playa para ver el mar, pero se produjo un cambio. Los médicos también decidieron darle radioterapia. Recibió 25 sesiones en un mes; Casi a diario.

Los esfuerzos valieron la pena y ambos tumores fueron desactivados, pero en marzo de este año apareció un tercio, sufrió una deficiencia de fármacos y el 15 de mayo perdió el ojo izquierdo.

a2-tres_120589024_0.jpg

Ahora, Fernando usa una prótesis que cuesta 5.000 pesos Dígale a la asociación y juntos haremos a. C. Ayudó a pagarlo, pero a los seis años tuvo que cambiarse a un costo de unos 15 mil pesos.

Nano intenta crecer como cualquier niño. Aunque su visión es muy baja en el ojo derecho, tiene a su hermano, que es su compañero y guía.

Mucho tiempo para tocar el timbre

Luis Fernando trabaja en la elaboración de jarrones, junto con Leslie, vendiendo máscaras y brazaletes; Además, es una parte Movimiento Nacional por la Salud, Formada por padres de niños con cáncer.

Fernando ya no tiene función tumoral, y el cáncer espera desde hace tiempo sonar el timbre como señal de que ha superado el cáncer, enviándolo así al alivio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *