Dentro de los ensayos clínicos de Consino en México: “Soy una rata de laboratorio, el área necesaria para encontrar la vacuna”

En Oaxaca, México, un voluntario participa en el ensayo clínico de la vacuna canina.George Louis Plata / Reuters

Nueve meses después del brote, cuándo estará lista la vacuna contra el virus corona, es la pregunta que preocupa a millones de personas en todo el mundo. Aunque hay cientos de prototipos, solo unos pocos han alcanzado las etapas finales de prueba antes de que se puedan comprar y distribuir. México tiene convenios vigentes con laboratorios que permiten a los participantes superar la barrera de los ensayos clínicos y tener mayor potencial Asegurar que 127 millones de personas estén vacunadas. Se invita a asistir a entre 10.000 y 15.000 personas. Pruebas Desde Vacuna canina china, Lo que pone mucha confianza en el país, ya que solo requiere una aplicación en el portafolio probado: Hasta 35 millones de mexicanos estarán protegidos. Desde la pérdida de un ser querido hasta el deseo de recuperar la normalidad, cuatro voluntarios comentan qué es y por qué decidieron participar en ensayos que podrían marcar el rumbo de los próximos meses y años.

“Vi la oportunidad de vacunarme”

Cuando Denise Savala vio que un amigo compartía sus necesidades en un grupo de WhatsApp, no lo pensó dos veces. Sawala, una maestra de secundaria de 32 años, explica: “Me impulsaba el deseo de estar protegido. “Pensé que iba a haber incertidumbre sobre la dosis disponible y vi esto como una oportunidad para obtener una vacuna por adelantado”. En dos días, el 10 de noviembre, un taxi pagó medicina china Ya estaba esperando para llevarla a la clínica frente a su casa en Oaxaca. El perfil que se le asignó fue el “Ítem 22”, que llegó a una gran sala con salas pequeñas y se integró en un grupo de una decena de personas de entre 25 y 35 años.

READ  Los coches y las marcas más fiables para 2020 según el informe del consumidor

Primero pidieron una muestra de orina para asegurarse de que no estaban embarazadas. Uno de los requisitos más importantes, le dijeron, era que no debería estar embarazada durante los próximos cuatro meses. Los organizadores proyectaron un video sobre el juicio: no pidieron ningún cuidado ni comida especial, insistiendo en que era un proceso estrictamente voluntario, sin obligaciones ni tarifas. Firmó el consentimiento y luego le hicieron un examen de rutina: su estatura, peso, concentración de oxígeno, nivel de glucosa, frecuencia cardíaca, presión y su historial médico. Luego, extraen sangre para tener el primer parámetro de anticuerpos y comparan cómo se está desarrollando dentro de los 29 días posteriores a la vacunación. Finalmente, llegó la línea de agitación.

“Lo que más me preocupó fue que quería recibir un placebo y me darían una vacuna”, dice Savala. Le dijeron que los efectos secundarios más comunes eran náuseas, dolor de cabeza, fiebre y molestias en las manos por la inyección. Un día después sintió que se acercaba la fiebre, pero no tenía otro problema. “Espero que todos mis amigos se registren como yo, y luego me di cuenta de que creo que eso te dice cuántas personas se muestran escépticas acerca de estas pruebas”, dice. A todos los participantes se les aseguró que recibirían la vacuna si se aprobaba, aunque el seguimiento duraría al menos un año.

“Mi madre dijo que estaba loco”

Juan Ramón López recordó el desamparo que sintió durante los difíciles momentos de la primera ola de la epidemia. Había escasez de médicos en los hospitales y, como estudiante de medicina de 19 años, no podía hacer nada. “Quieres dedicarte a esto, un momento en el que la humanidad necesita tanto a los médicos y no se puede hacer nada”, explica. Después de un tiempo, su abuela, muy una 100.000 personas afectadas por el Gobierno 19 en México. Al ver su oportunidad de contribuir al experimento en Kohuila, contactó a uno de los médicos de su escuela que trabajaba en el proyecto y se convirtió en el primer voluntario en Saltillo.

READ  Lista completa de nominados a los Premios Grammy 2021: La mujer más nominada de la historia Beyonce

Su familia no pensó que fuera una buena idea. “Se comportaron como todos los padres: mi mamá me dijo que estaba loca y mi papá me echó de la habitación”, se ríe. Sin embargo, cuando vieron en las noticias que esta era la etapa final del proyecto y que ya había sido probado en otros países, aceptaron. Su madre fue una de las testigos obligadas a registrarse para el procedimiento y fue con él a inyectarse el miércoles pasado.

López recordó que había algunos voluntarios cuando llegaron. Lo que más la sorprendió de esta explicación fue que no tuvo relaciones sexuales sin protección para evitar contraer el VIH. Además, no se sabe qué efectos tendrá la vacuna en el feto durante el embarazo. Al día siguiente promete que no se asustó durante el proceso, salvo que tuvo mareos y dolor en la mano. “En el 10% de los casos, me dijeron que tenían efectos secundarios leves cuando aplicaron Vacuna contra la influenza”Dice en voz baja. Se calmó usando un termómetro dado para controlar su temperatura. El dolor duró unos días y desapareció. “No estoy orgulloso de ser voluntario, y no estoy haciendo gran cosa. Soy una rata de laboratorio, el área necesaria para encontrar una vacuna”, dice la oración. “Me dieron la oportunidad. Pensé que era hora de ayudar”.

“Me siento feliz, pero también tengo miedo”

Poco antes del brote, Ismail Pacheco Fernández obtuvo su licencia de vuelo comercial. Al buscar trabajo, el virus corona Ya habia cortado vuelos Tuvo que quedarse desempleado en Guanajuato con su familia. “Decidí participar en el estudio porque muchos conocidos han tenido esta enfermedad. Cuando vi que hicieron algo mal, me motivé a buscar una solución porque ahora no he hecho nada, quiero aportar algo”, dice. Su madre, una médica jubilada de 55 años, decidió ser su testigo y terminó siendo voluntaria. “Tenía miedo, pero me dije que si ya era un laboratorio en la fase 3, sería beneficioso y no pasaría nada”, recordó Ana María Fernández, quien sufre de hipertensión arterial y diabetes.

READ  3 opciones de jubilación con el 75% de tu salario

La madre y el hijo fueron a la Clínica Aguascalientes y se sorprendieron de que no hubiera gente. “Me dijeron que esperaban alrededor de 1,000 voluntarios, y después de varias semanas solo tenían 200 o 300”, dice Pacheco enojado. “Le diré a la gente que vitore, no pasará nada. La vacuna está lista para la práctica”, promete.

Su madre estaba asustada y le salió la presión arterial alta, lo que fue un obstáculo para continuar con la prueba. “Daba miedo no saberlo, pero una enfermera me dijo que comiera fruta y me calmé”, recordó. Al final de la infusión, esperaron 30 minutos en una habitación, el tiempo necesario para ver las reacciones adversas. Pacheco comenzó a sentirse mareado, incómodo en el cuerpo y falta de aire. “Nos dijeron que el estudio era ciego, no sabían para quién estaban vacunando, no sabían quién era el placebo, la vacuna podría haberme tocado porque no causaría ningún daño a los demás”, explica.

Fernández insiste en que su carrera médica no lo motivó tanto como la decisión de participación de su hijo y cree que el estudio cumplió un propósito. “Me siento muy feliz, pero también tengo miedo. La vacuna me ha tocado y confío en que estoy a salvo”, admite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *